Translate

martes, 26 de diciembre de 2023

Gualtallary, el terroir rebelde

Hay momentos que me pongo en retrospectiva, que me analizo, trato de poner en duda todo lo que pienso, lo que he pensado y lo que pensaré. Este es uno de esos momentos.
Mi camino en el mundo del vino ha sido bastante infructuso, porque me he dedicado a analizar desde el lado de la crítica y no desde el lado del festejador. Son precios que se pagan y por supuesto estoy mas que dispuesto a pagar por ese libre pensamiento, la libertad es lo único que nadie puede quitarnos, lo demás es cotillón. Y si el precio es éste, creo que es una bicoca.
He pensado mucho en los terruños de Argentina ultimamente, lugares fuertes, con nombres y bodegas de fuste. Lujan de Cuyo, Cafayate, Altamira, La consulta, San Rafael, Chacayes y en especial Gualtallary.
Porque Gualtallary?
La respuesta es larga y tal vez aburrida, pero ahí les voy.
Para el año 1999 tuve mi primer contacto con Gualta, en el Carrefour de Adrogué compraba a muy buen precio un vino que venía de Tupungato pero que no estaba etiquetado como Gualtallaty, era de la bodega Altus, cuyo propietario es un garca nivel Dios, un funcionario del gobierno menemista que hasta me da miedo nombrarlo, pero debo decirlo, se trata de nada mas y mnenos que de Manzano, al decirlo eso ya lo define, Manzano, tiene apellido de arbol frutal, pero nada tiene que ver con tan noble fruta. Este tipo fue un reverendo garca, que se alzo con millonadas del peculio público. Y por supuesto en su terruño, lo odian. Es oriundo de Tupungato y casi una vergüenza zonal.
Pero este garca me hizo conocer Gualta. Altus fué uno de los primeros vinos en mi vida que sentí la fuerza de ese terruño. Luego vinieron otros, bastante mas tibios, enmascarados, queriendo ser otra cosa, tratandose de ajustatr a la moda del momento, pero Gualta siempre surge, se queda ahí atras y pega el grito.
10 años mas tarde conocí a Matias Michelini y debo reconocer que fué a la primera persona que le escuché decir la palabra completa, "Gualtallary". Este hombre fue el primero en revindicar la zona como un terruño muy especial, con un montón de frases, con un mapa y sobre todo con vinos.
Matias mostró la cara mas cruda de Gualta, el hueso y el tuetano, fué una época hermosa, porque todos sentiamos que descubríamos algo que nos habían escondido durante décadas. Pero ahí estaba y se hacia sentir y lo mas lindo es que lo podías conectar con Altus, con Catena, con Salentein, con Sophenia, con Doña Paula, etc..
Me ha pasado con otros lugares que he nombrado, que la moda se los come, que se pueden adapatar, pero en Gualtallary eso parece un tema aparte, Gualta se adapta, se banca la madera indiscriminada, se banca la cosecha tardía, se banca la impericia del enologo, se banca al agrónomo distraido, se banca todo loco, pero al fin de cuentas en su rebeldía, pega el grito. "Loco, aca estoy"
El último vino que tome de Gualta es Zorro salvaje de Uco, trataron de domarlo con levaduras, con madurez, con azucar residual y con alcohhol, pero sabes que? grita
Soy Gualtallary Loco!!! Sabés lo que te falta para joderme la vida!!! La tenes muy atroden!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario