Translate

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Topos vs Castores

La tierra prometida de los topos
Tengo muchos amigos y conocidos en el mundo del vino, hay de todo, pero en los últimos tiempos he visto que por lo general se alinean en bandos bien definidos. Quiero referirme a 2 grupos en especial que se consideran de vanguardia. Por un lado están los que aman los vinos que pasan en barrica de roble nuevo durante muchos meses y si es posible 2 o 3 veces, algunos opinan que si un buen vino no tiene al menos 12 lunas de barrica, no califica para su refinado paladar. Y por el otro (que son los menos) están los que adoran ese sabor a cal que los suelos calcáreos suelen transmitir al vino, ellos consideran que éste factor natural es primordial y rechazan casi de plano cualquier contacto con la demonizada madera.
Los que aman la barrica son los castores y los que adoran la cal son los topos, solo para que quede claro. El castor roe madera y el topo anda debajo de la tierra.
Parece que la antinomia se hace cada vez mas áspera, sobre todo desde que los topos lograron algún tipo de reconocimiento mundial, hasta hace poco los castores eran los reyes y se suponía que los buenos vinos debían pasar por madera si o si. Con esta premisa los castores se mandaron cagadas legendarias, se armó toda una industria atrás de los vinos maderizados, porque parece que a la gente le gusta que el vino tenga un gustito a vainilla o coco, también a cuero o cedro y porque no a chocolate???
Los topos no tenían con que competir, la cal no viene en chips hasta el momento, no sea cosa que empiecen a gustar y los asesores enológicos encuentren sustitutos químicos para que un vino parezca del Piamonte, de Rioja, Gualtallary o del Limarí, todo es posible cuando hay dólares de por medio. La cuestión es que los topos sentían que le estaban jugando sucio. Mientras una barrica sale 1000 dólares y la haces en un par de días, ellos para sacar esa cal al vino necesitaban mucho más tiempo y esfuerzo. Los suelos calcáreos no están por doquier, no se compran por 1000 morlacos y a los dos minutos salen haciendo un producto, parece que es más complicado.

El santo grial de los castores

Los topos piensan que los castores son seres involucionados que solo se entregan a lo que la barrica les manda, son solo producto de una moda que no tiene más de 20 años, mientras que ellos hace siglos que siguen en la misma línea, piensan que el roble entró casi de casualidad entre las maderas permitidas para hacer barricas, que era tan solo para transportarlas hace unos 500 años.
Los castores sienten que los topos son seres arcaicos y que decididamente les gusta tomar mierda, todo lo que no sea cepas nobles francesas, pasadas por roble francés o americano en su defecto, es bosta liquida, he escuchado sus conversaciones y categóricamente piensan que quien no aprecia un buen tinto maderizado, pertenece a una categoría de casi carroñeros, bebedores de alcantarilla que se arrastran en las penumbras. También he escuchado a los castores decir que a los topos se los comió el personaje, que solo toman esas bostas por llevar la contra. En realidad lo que no pueden creer, es que existan personas que no aprecien lo que ellos.
Es muy gracioso verlos discutir y sentar bandera, muchos inclusive se han invitado a pelear por estas nimiedades.

Mi consejo de blogger, es que no tomen muy seriamente lo que acaban de leer, es tan solo para sacarles una sonrisa entre tanto texto acartonado que anda por ahí.
Mi consejo de viejo vinero, es que disfruten y compartan lo que beben. No vale la pena andar analizando lo que toman los demás. 
Salud!!!

18 comentarios:

  1. Excelente post. Ni topo ni castor. Bebedor! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amigo, por sus venas corre el linaje de los viejos bebedores de bar.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  2. Muy buena nota. Me sacó una sonrisa.
    Afortunadamente no soy ni topo ni castor, me gusta todo y no me siento cómodo en ningún extremo. Igual, es divertido oírlos, jaja.

    Abrazo

    PD: me gusta el cambio estético del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ariel, me alegro sacarte un sonrisa.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  3. jejejeje, está bueno! Una lucha encarnizada sin vencedores ni vencidos más que el noble brebaje que se perjudica con tanto impuesto al gusto.

    Aplausos! Salute!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, ni vencedores ni vencidos, solo una lucha de egos.
      Gracias por la buena onda de siempre, Abrazo!!!

      Eliminar
  4. Me hiciste reir, pero no creo que sea cuestión de ser Topo o Castor, la cuestión es si te gusta o no.
    Yo disfruto de algunos con mucha madera y otros sin nada, con mucha cal y hasta salados.
    Creo que el problema en todo esto es que muchos buscan imponer UN SOLO ESTILO, yo prefiero disfrutar de la diversidad.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad sea dicha Fran, hay gente que quiere imponer su estilo por el mero hecho de alimentar su ego.
      Abrazo!!!!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias hermano, cada tanto el humor me puede y lo dejo salir un poco.
      Abrazo!!!

      Eliminar
  6. Yo soy Topo carajo !!!! Aunque hay veces que la madera es necesaria y si está bien puesta me gusta.
    Salute

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo imaginaba querido Fabi, me lo imaginaba carajo!!!! jejejeje
      Salute!!!

      Eliminar
  7. Excelente !!!

    Yo estoy mas para el lado de Francisco, me gustan ambos y amo la diversidad...incluso para tomarse un descanso con algun vino de Lopez...no Topo no Castor....disfruto como bebedor !! Salud!!! me encantó la nota !!

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja!!! Y yo que tomo todo lo que me pasa cerca que vengo a ser? Una planta carnívora? Muy buena nota! Aparte de reírme me dejó pensando. Da para discutir un rato largo. Lavacopas.-

    ResponderEliminar
  9. Muy buena la nota. Ingeniosa y con la profundidad justa para no aburrir ni crear polémicas.
    Ni topo ni castor, amo los buenos Vinos. Y si no cuestan mucho, es mucho mejor.
    La diversidad es lo que nos alimenta a nosotros, animalitos inquietos y ansiosos, aunque asi, también perdamos la posibilidad de tomar más de lo que nos resulta mejor: todo por estar siempre buscando lo nuevo.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Adrian.
      Un gran abrazo!!!

      Eliminar