Translate

domingo, 15 de abril de 2012

Clifford Brown y la tristeza del talento truncado



Clifford Brown nació en Wilmington un 30 de octubre de 1930 y fué uno de los trompetistas estadounidenses de jazz, mas talentosos e influyente de todos los tiempos.
Clifford y Max, un duo legendario
Fallecido el 26 de junio de 1956 en Pennsylvania, en accidente de tráfico a los 25 años, Brown, no obstante, es una de las figuras más destacables del bebop y del hardbop, a la altura de otros trompetistas como Miles Davis y Dizzy Gillespie. La trompeta de Clifford Brown tiene un fuerte tono cálido, con perceptibles reminiscencias del bop de Fats Navarro, y un maduro sentido de la improvisación: Brown es inventivo tanto en las baladas melódicas como en las más exigentes jam sessions.
Comenzó a tocar la trompeta a los 15 años y hacia 1948 ya estaba tocando de forma habitual en Filadelfia. Fats Navarro fue su principal influencia. Tras un año en la Maryland State University, sufrió un grave accidente de coche en junio de 1950 que le dejó fuera de juego durante un año. En 1952, Brown hizo su grabación de debut con el Chris Powell's Blue Flames, un grupo de R&B. Al año siguiente, estuvo con Tadd Dameron y de agosto a diciembre con la big band de Lionel Hampton, haciendo una gira por Europa, donde lideró varias sesiones de grabación con el saxofonista y compositor Gigi Gryce.
A comienzos de 1954, grabó algunos solos en Birdland con el quinteto de Art Blakey (la banda que precedió a los Jazz Messengers) y a mediados de año formó un quinteto con Max Roach. Considerada como una de los primeros combos de hard bop, el grupo duró hasta la muerte de Brown, contando con Harold Land (y más tarde con Sonny Rollins) en el saxo tenor y grabando varios discos para la compañía Emarcy. Solo horas antes de su muerte, Brown participó en una jam session en Filadelfia, que fue grabada.
Todo éste talento que desplegó durante una década, quedó truncado ese fatídico día de junio en Pennsylvania, donde encontraría la muerte, junto al pianista del quinteto, Richie Powell (hermano menor de Bud Powell) y a la esposa de éste.
Uno de los discos imprescindibles
 Mas allá de su corta carrera, la influencia de Clifford Brown sobre los trompetistas de jazz de la segunda mitad del siglo XX es enorme y, salvo en los casos de los trompetistas de la escuela cool, y de sus antecesores, como Kenny Dorham o Dizzy Gillespie, todos tienen una deuda con él. Incluso en las grabaciones de 1952 y 1953 de Miles Davis, se advierten ecos del estilo de Brown. La lista de los derivados de Clifford Brown es muy extensa; los más célebres son Lee Morgan, Carmell Jones, Donald Byrd, Freddie Hubbard, Blue Mitchell y Louis Smith. Su influencia en el jazz de las últimas décadas del siglo XX y en el XXI es evidente en Wynton Marsalis, Terence Blanchard, Nicholas Payton y Roy Hargrove. Hasta Tom Harrell, cuyo estilo parece alejado del de Brown, ha reconocido el influjo.
Solo Dios y el destino, saben que hubiera sido de éste enorme artista si no hubiese muerto tan precozmente, imaginen un Brown en su madurez, o interactuando en escena con los grandes del género, parece que todo es posible cuando se piensa en el increíble talento que éste gigante de la trompeta, desplegó en su paso por nuestro mundo. No hay nada más absurdo que el talento desperdiciado, y nada más triste que el talento truncado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada