Translate

jueves, 30 de agosto de 2012

Viña Tondonia Reserva 1996, clásico de clásicos


Para mediados de noviembre de 2011, me topé con éste video , en el cual se muestra de una manera algo tendenciosa el eterno debate entre los vinos clásicos y los modernos. En este caso se presenta a la bodega López de Heredia y a Remírez de Ganuza como los polos opuestos de lo que hoy día se produce en La Rioja, España. Nobleza obliga y el que lo posteo fue Patricio Tapia en su cuenta de Twitter @Patricioatapia. El programa está mitad en catalán y mitad en español, pero por esas cosas que uno no llega a entender, mirarlo fue para mí, como si estuviera en mi propia lengua, con un poco de atención se comprende todo sin ningún tipo de problema. Les recomiendo que lo vean tranquilos disfrutando su vino preferido, es muy entretenido y educativo, de alguna manera nos muestra como dos mundos casi antagónicos pueden convivir en armonía.
El "mounstro" antes de sus 3 horas de horno
maridó excelente con el Tondonia
Soy un gran admirador de los vinos españoles y sobre todo de los clásicos Rioja, así que el video en cuestión comenzó a generarme expectativas y comencé a buscar si algo se conseguía en Argentina de López de Heredia, buscando por la Web me encuentro un anuncio en el cual un particular vendía un Viña Tondonia Reserva 1996, me comuniqué y llegamos a un arreglo, la realidad es que lo terminé pagando casi lo que vale en su tierra natal o sea 30 euros. Todos estos meses lo estuve guardando para un evento especial, y así fue que llegó mi aniversario y decidí compartirlo con mi compañera. Para la cena me decidí por un lomo de res al horno con vegetales, receta tradicional de mi familia que no falla nunca.
Vamos al vino:
VIÑA TONDONIA RESERVA 1996: Rioja D.O.C., España. Tempranillo (75%), Garnacho (15%), Graciano y Mazuelo (10%). 5 años de barrica vieja con 2 trasiegas por año. 12.5º de alcohol.
 A la vista se presenta con un color rojo teja, limpio y traslucido. Le cuesta abrirse en nariz, pero a los 40 minutos empieza a desplegar sus aromas, tierra, hongos, cuero, licor, madera vieja y un sutil dejo de fruta roja, te transporta a un bosque húmedo y frio. En boca es de paso fluido, los taninos muy domados, agradable, equilibrado, sutil, acidez bastante alta, el final es largo y armonioso. Disfruto mucho éste tipo de vinos donde la fruta no es lo que prevalece, en este caso el conjunto es lo que manda, apoyado en la mineralidad y la alta acidez se logra con todo lo demás un buen ejemplo de complejidad y sutileza. Si bien los Rioja los prefiero mas recios y ásperos, éste ejemplar de Lopez de Heredia colmó mis expectativas, la botella se fué rápido y me quedé con la sensación que necesitaba un par de copas mas. Un tinto para no perder de vista, un buen ejemplo de un clásico de esas tierras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada