Translate

sábado, 30 de junio de 2012

Paul Chambers, el contrabajo supremo


Nacido en Pittsburg, Pensilvania el 22 de Abril de 1935, Paul se crio en Detroit,  tras la muerte de su madre. Comenzó a tocar con algunos de sus compañeros de clase siendo el bombardino barítono su primer instrumento. Más tarde tocó a la tuba y se pasó definitivamente al contrabajo en 1949. Su formación formal como contrabajista empezó en 1952 cuando comenzó a tomar clases con el contrabajista de la Orquesta Sinfónica de Detroit, mientras tocaba por su cuenta en la llamada Detroit String Band, que era un ensayo de orquesta sinfónica. Estudió también en el Cass Technical High School desde 1952 hasta 1955 formando parte de la sinfónica de este y de varios otros grupos (tocando en uno de ellos el saxofón barítono). Por esas fechas fue invitado a viajar a New York por el saxofonista Paul Quinichette.
Con Miles Davis en una de las tantas sesiones históricas
Entre 1954 y 1955 adquirió un gran prestigio al tocar con músicos como Bennie Green, Quinichette, George Wallington, J.J. Johnson o Kai Winding. En 1955 entró a formar parte del quinteto de Miles Davis, donde se mantendría hasta 1963 y donde grabó álbumes para la historia como Kind of Blue. Una de las interpretaciones más famosas de Chambers se encuentra en la primera pista de este: “So What”, que comienza con un breve dúo entre Chambers y  Bill Evans. Las sesiones de Kind of Blue, y las líneas de bajo de Chambers están consideras como unas de las más pensadas y elaboradas de la historia del jazz.
Entre 1963 y 1968 Chambers tocó en el trío de Wynton Kelly y apareció frecuentemente acompañando a otras grandes figuras del jazz. En su corta carrera grabó 11 discos solistas, pero fue el contrabajista mas solicitado por las grandes estrellas de la época, apareció en mas de 200 grabaciones, desde Miles Davis a Jackie McLean la lista es larguísima, todos querían contar con Paul al contrabajo.
 El 4 de enero de 1969 murió de tuberculosis a los 33 años de edad. Dejó un legado enorme a todas las generaciones de contrabajistas posteriores, no hay puntos flojos en su técnica ni es sus musicalidad, sabía acompañar a cada solista de una manera única, genial en los solos (tanto con el arco como con los dedos), fué a mi entender el contrabajista supremo del jazz.
En el video que les dejo, se lo ve en todo su esplendor con el cuarteto de Coltrane, en marzo de 1960.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada